REPRODUCCIÓN Y ALIMENTACIÓN DE LAS SERPIENTES » Dieta y apareamiento

La reproducción de las serpientes hembras es, aproximadamente, una o dos veces al año. Los métodos de nacimiento de las serpientes varía según la especie. Algunas ponen hasta 150 huevos a la vez, otras llegan a 100 en la misma tanda de reproducción. Algunas especies aún mantienen a los huevos en sus interior hasta que nacen los que ya han puesto, En ciertos casos las madres protegen los huevos hasta su nacimiento, pero en otros no es así, los abandonan en la misma puesta.

Apareamiento

La aparición de apareamiento inmediatamente después de la emergencia de la hibernación permite a las serpientes aprovechar el hecho de que las hembras son accesibles, concentradas y receptivas. Los machos están igualmente concentrados, por lo que la formación de pares es más fácil. La copulación es un asunto simple.

Los machos de algunas especies tienen tubérculos nupciales en varias partes del cuerpo, que se usan para acariciar o masajear a la hembra y, presumiblemente, para despertarla sexualmente. Incluso cuando no hay tubérculos obvios, el macho utiliza una técnica de frotamiento para estimular a la hembra, y en algunas especies una ondulación muscular que se mueve a lo largo del cuerpo del macho proporciona una caricia lateral.

Después de la reproducción de las serpientes, los espermatozoides pueden subir inmediatamente hasta los oviductos y fertilizar los óvulos recién liberados del ovario, o pueden ser almacenados por la hembra y liberados posteriormente para lograr la fertilización.

Reproducción y puesta de huevos

Una vez la reproducción de las serpientes y posterior fecundación ha ocurrido, el huevo comienza a acumular capas adicionales de las glándulas de la cáscara en el oviducto.

En algunas especies, esto continúa hasta que se haya formado una cáscara coriácea firme pero flexible, permeable tanto a los gases como a los líquidos, pero capaz de retener gran parte de su contenido líquido a menos que esté en un lugar muy seco. Luego, la hembra deposita todo el conjunto de huevos en un lugar protegido húmedo, cálido y generalmente oscuro.

Abandono de los huevos

Muchas especies abandonan inmediatamente los huevos; algunos permanecen con ellos y ciertamente parecen estar protegiéndolos del peligro externo; y muy pocos realmente asumen el papel de una gallina de cría, mantener una temperatura corporal considerablemente más alta que el entorno y presumiblemente ayudar en la incubación.

La serpiente joven, ya sea de un huevo o nacida viva, viene equipada con un dispositivo de corte afilado en su labio superior, llamado el diente de huevo. Con este diente, recorta su forma de desprenderse de la cáscara de huevo gomosa o, en el caso de los nacidos vivos, se sale de las membranas blandas y es capaz de hacer frente a su entorno.

formación de huevos de serpiente

Alimentación

Todas las especies son carnívoras. La dieta depende de la especie. Algunas comen específicamente presas de sangre caliente (roedores, conejos, aves), mientras que otras comen insectos, ranas o anfibios, huevos, otros reptiles, peces, lombrices de tierra o babosas. Las serpientes se tragan toda la comida.

Es importante entender la dieta normal para una serpiente en particular. Las serpientes mascotas más populares generalmente comen presas como ratones, ratas y hámsteres. Las serpientes mascotas más grandes pueden comer hasta un conejo entero.

Todas las especies de serpientes no mastican, se tragan la comida. Si bien tienen dientes, los dientes están hechos para agarrar, enganchar y sostener a su presa, no para masticar.

Las constrictores agarran y sostienen a sus presas mientras envuelven sus cuerpos alrededor de la víctima y lentamente aprietan hasta que exprimen el último aliento de la presa y el corazón se detiene. Las cobras, víboras, serpientes de cascabel y otras serpientes venenosas mutilarán o paralizarán a sus presas al hundir sus colmillos antes de tragárselas.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…